popup

creador de Popup, Esto solo se inserta : En Blogger: agergas un HTML y pegas este contenido en Wordpress: agregas un widget y pegas el contenido
x
AYUDANOS CON UN CLIK ABAJO ↓↓↓

sábado, 18 de diciembre de 2010

Consejos para desactivar jefes-bomba

Los jefes peleados con la razón gustan tanto del poder y el control minucioso que sus demandas pueden resultar absurdas para sus colaboradores, convirtiendo el clima laboral de la empresa en un campo de batalla.
Seguir estrategias tan simples como estar siempre preparados y tener la información precisa a la mano, pueden ser de gran utilidad para calmar a un jefe que le encanta lanzar misiles a su alrededor.



Hay 5 tipos de jefes problemáticos:
•    El controlador: exige que todo se haga a su manera y cuando a él se le antoja.
•    El analítico: vive perdiendo tiempo en los detalles más insignificantes y le cuesta tomar decisiones, porque siempre está pidiendo nuevos datos que desde el principio no solicitó.
•    El promotor: siempre está pensando en el siguiente gran paso, pero una vez que lo desarrolla, pierde el interés y lo deja a medio camino. No le gusta entrar en mucho detalle, ni tomar decisiones rápidas ni hacer seguimiento.
•    El partidario: es una persona que apoya en exceso a su gente, casi siempre poniendo al empleado antes que a la compañía. Como no pone la suficiente presión, los plazos se van corriendo y la productividad decae.
•    El absorbente: vive invadiendo el espacio de los demás. Es capaz de llamar por teléfono durante el fin de semana, a horas imprudentes, o puede interrumpir la fiesta infantil del hijo de su colaborador, para pedirle cualquier información supuestamente "urgente".




Previniendo la explosión



Las siguientes estrategias pueden ayudar a evitar problemas con un jefe que califique dentro de las categorías antes descritas:




•    Para tratar a un jefe controlador, sea proactivo y propóngale acciones innovadoras para la empresa. Recomiende la creación de un cronograma de actividades con plazos de cumplimiento, de modo que no haya espacios en blanco en los cuales él pueda exigir una actividad imprevista.
•    Para un jefe analítico, asegúrese de tener actualizada la información del negocio que a Ud. le compete y recomiéndele varias alternativas para la solución de un problema.
•    Para lidiar con un jefe promotor, defina un plan de acción para cada proyecto nuevo, haga Ud. mismo el seguimiento y convénzalo de hacer una evaluación de resultados antes de pasar a lo siguiente.
•    Agradézcale al jefe partidario su interés en apoyar al personal, pero recuérdele que su principal compromiso es con la compañía y con el adecuado aprovechamiento de los recursos para el cumplimiento de los objetivos.
•    Al jefe absorbente, explíquele en tono amigable que Ud. tiene mucho compromiso con la empresa, pero que le da mucha importancia también a la vida familiar y a sus espacios personales. Pídale que por favor intente no invadirlos. Ud. espera respeto por su ámbito privado.




Los jefes problemáticos muchas veces ni siquiera se dan cuenta que están actuando mal, por eso una intervención del Gerente General o el Gerente de Recursos Humanos puede ayudar a indicarle cómo mejorar su comportamiento. 



¿Conoce Ud. jefes así? ¿Qué sugiere para cambiar su actitud?




Mi comentario:
En estos tiempos modernos el mostrar aspecto de malo o demasiado bueno es mostrar debilidades profesionales.

La relaciòn laboral jefe sub alterno
no es una guerra de predominio funcional, por lo contrario debe ser una suma de esfuerzo para lograr objetivos sostenibles y mejorables en el tiempo.

Es cierto que aùn hay subalternos que pretenden sorprender al jefe con su basta experiencia y tambièn hay jefes que buscan intimidar con su negativa a comunicarse o dando respuestas matonescas para buscar sometimiento de su personal.

Sin embargo esto es pèrdida de energìas y tiempo en las pocas horas que tenemos dentro del centro laboral, nada se consigue buscando el predominio del poder, ya que si por un lado el jefe busca someter con su autoridad y el sub alterno con su experiencia, con esto se pierde el rumbo hacia los objetivos.

Mi experiencia me dice que hay que ser justos con nuestro personal y que el trato humano antes que el trato como trabajadores porque da mejores resultados y  digo trato humano cuando primero pones a la persona como un ser que tiene sentimientos, problemas, malestares y que producto de esos aspectos dependera su eficiencia, eso hay que tenerlo claro y para eso es necesario la comunicaciòn.

De otro lado es necesario que como sub alternos veamos al jefe como ser humano y nò como una bien  que tiene un  codigo de inventario, ver al jefe como un humano que se siente presionado por otros jefes mayores nos proporciona mayores compromisos con èl siempre y cuando el jefe tambièn sienta los mismo por los sub alternos.

Cuando tiramos la cuerda para una solo lado buscando nuestro beneficio personal y nò el integral del equipo, se pierden estos valores y viene la desconfianza y producto de ello se pierden la capacidad creativa de ambos y como consecuencia de ello solo damos nuestro trabajo y nò damos màs.

Ese adicional llamado "màs" es nuestra capacidad creativa la cual es el motor del cambio y la mejora contìnua.

Cuando no se dá el aporte creativo del personal o el jefe, es similar a un matrimonio sin amor en donde la convivencia es solo por un contrato que cumplir y llevado al plano laborar es pèrdida de tiempo y dejar que la competencia nos devore y hasta desplace del mercado produciendonos grandes pèrdidas.

Marin Aybar









0 comentarios